RSS

Librarse de la Culpa

23 Jul

autoestima_0Últimamente me siento culpable…

Culpable sí. Últimamente no escribo nada, ni largo ni corto. Últimamente me da la sensación de que prefiero vaguear observando los juegos de mi gato que escribir, tal vez, porque últimamente no sale nada productivo.

Últimamente me siento insatisfecha con mi trabajo. Me siento agobiada, aburrida y poco valorada. Quiero cambiar… pero mi puerta al cambio (los libros) los tengo abandonados. Y si no me siento satisfecha con mi actual empleo y no hago (casi) nada para cambiarlo… ¿Qué hago? Pues sentirme culpable. Culpable por no tener más arrojo, por no ser más activa, por no ser más valiente, por no atreverme a dar un giro radical.

A todo esto se le añade que con el verano mi no esbelta figura, ha perdido algunos kilos de esbeltez. Y… me siento más culpable. Por no tener la voluntad de hacer una dieta, por no hacer más ejercicio, por no apuntarme al gimnasio, por no comer mejor, por tener los muslos y los brazos gruesos… De hecho, al ir por la calle examinaba a las chicas jóvenes con las que me cruzaba y me corroía la culpa al comprobar que la mayoría estaban más delgadas que yo.

Y entonces… llega un día que leo a Benedetti:

“¡Si uno conociera lo que tiene con tanta claridad como conoce lo que le falta!”

Mi cerebro implosiona y me doy cuenta de lo injusta que soy conmigo y de lo injustas que son las personas (consigo mismas y…) con los demás.

Es posible que mi vientre no esté firme y que haya heredado los brazos gruesos de mi madre, pero resulta que tengo buen pecho y un culo muy bien puesto (y una pareja que los adora).

Estoy tan preocupada por mi trabajo actual que me ofusco y empiezo a pensar en cometer locuras. En dar voces a diestro y siniestro para cambiar de trabajo, para mejorar, para progresar. Sin darme cuenta de que tengo un gran viaje a la vuelta de la esquina y que “ahora mismo” cambiar de trabajo sería un problema más que una oportunidad.

Tal vez estas semanas no esté escribiendo nada pero… ¿He de llegar al punto de flagelarme mentalmente por ello? ¿No tengo derecho a estar cansada, a no sentirme inspirada, a vaguear si me apetece? Si lo que me apetece es mirar a mi gato… ¿Debo sentirme culpable? ¿La vida no debería ser precisamente eso: disfrutar de esos pequeños placeres (como mirar las peripecias de un cachorro) sin sentirse mal por ello? ¿Tanto nos han inculcado el trabajo duro que cuando tu cuerpo te pide descansar nos sentimos indignos de ello?

Porque: que estas semanas me apetezca vaguear no me convierten en una persona vaga. Que estas semanas no me apetezca escribir, no me invalida como escritora. Que ahora mismo no encuentre el trabajo que quiero no significa que no lo vaya a hacer en un futuro. Que mi madre me susurre como si fuera un delito que me estoy engordando y que debería ponerle remedio cuanto antes, no me convierte en una persona menos atractiva.

Y ahora disculpad, pero voy a hacer hincapié en esto. De verdad que no quería que fuera un post sobre las dietas, y el sobrepeso y todos estos temas tan manidos en verano, pero es que hay cosas que las analizo y me enferman. Me miro en el espejo y veo que estoy un poco más gordita, sí. Pero tampoco es un escándalo. Camino más de una hora al día, y aunque podría mejorar mi alimentación en muchos aspectos, tampoco hago una vida de excesos. ¿La vida no debería ser mucho más que una sucesión de restricciones para que el resto nos vea guapos? (Oye, y no me malinterpretéis, la salud es lo primero y si se tiene una enfermedad, se tiene, y ese es otro problema. Hay que cuidarse, está claro).

Resulta que por mi economía mileurística, comer es uno de los pocos placeres que me puedo permitir con cierta asiduidad. Y ya no me refiero a zamparme bollos como si no hubiera mañana, sino a salir a un restaurante, a comprar jamón del bueno, a comer un melón Bollo, etc. Disfruto comiendo, yendo a restaurantes y no haciendo dieta. Y quiero seguir disfrutando, y dándome caprichos y siendo feliz. Tal vez haya engordado algo estas semanas, pero me lo he pasado pipa saliendo de tapas con mis amigos, comiéndome un helado despanzurrada en el sofá en plena ola de calor y bebiendo horchata después de llegar de trabajar. No es un crimen. No es un crimen estar rellenito. No necesito que nadie me recuerde que he engordado. Lo veo, creedme. Y probablemente adelgazaré en invierno, cuando mi friolero cuerpo necesite quemar grasa como loco para mantenerme en calor.

Y este es un mensaje para todas las madres, padres y futuros progenitores, si en algún momento os trepa por la garganta algún comentario el cual sospechéis mínima y infinitésimamente que tal vez, a lo mejor o quizás puede herir, afectar, disminuir o socavar el autoestima de vuestro hijo/a… CALLAOS LA PUTA BOCA, por favor. Porque no le hacéis ningún bien. Como leía hace poco: A veces da la sensación de que puedes ser brillante, inteligente, simpática, amable, creativa, extrovertida, divertida… y que todo se va a la mierda porque tu talla no es una 38.

Y todo este rollo venía a que… Sinceramente, creo que deberíamos aprender a ser más amables y bondadosos con nosotros mismos. Deberíamos ser capaces de no juzgarnos con tanta rigidez, de ser más benévolos con nuestros defectos, con nuestros sentimientos y necesidades. A no juzgarnos, a no vernos a través de las personas que no nos valoran y dejarnos mimar por las que nos expresan lo atractivas y extraordinarias que nos vemos siempre. Deberíamos creer más a las personas que nos quieren y aprender de ellas. Deberíamos tratarnos como tratamos a nuestros amigos. Tal vez, simplemente deberíamos aprender a ser más amigos de nosotros mismos.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 julio, 2015 en Ida de Olla

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: