RSS

El arte de opinar

03 Nov

descargaPara no perder el ritmo que llevaba de entradas (esto es lo que me pasa, que cuando me da la racha me emociono y luego me paso semanas de sequía) me atrevo hoy con una reflexión a la cual llegué hace unos días a raíz de una mala opinión sobre mi libro en Amazon.

Las opiniones son importantes, sobre todo las dejadas en esta plataforma de venta. No solo porque muchas veces sirven para que otros usuarios decidan leer tu libro en lugar de otro, sino porque Amazon toma cada comentario como puntos a favor de tu obra. Es decir, a más comentarios, más visibilidad le da Amazon a tu libro, por lo que hay más compras y en consecuencia más comentarios.

Cuando hace un año empecé con toda la aventura de la novela romántica y con “Confías en mí” tampoco esperaba cosechar el éxito que considero que he tenido (al menos a lo que a opiniones se refiere). Prácticamente a los 2 días de haber publicado, mi primera fan (dejando de lado las amigas que se lo leyeron antes de la publicación) me escribió un comentario precioso en la página de Facebook que había creado para la ocasión. No hace falta que diga que se me saltaron las lágrimas.

Desde entonces, no he perdido oportunidad de pedirle a todo el mundo que dejara su opinión en la susodicha página web de venta de libros (y cuando digo todo el mundo, no me refiero a amigos y familiares, porque no lo he hecho, sino a todos aquellos fans que de una manera u otra me hacían llegar sus opiniones por otros medios). Gracias a mi insistencia y a su buena voluntad hasta hace poco me situaba con 5 estrellas y 18 comentarios.

Pero ¡Oh Dios! Llega el fatídico día en que una mente maravillosa decide puntuar con una estrella mi preciada obra. Y no os confundáis, he tratado con varias personas a las que no les ha gustado “Confías en mí”, no pasa nada, es normal, es parte del proceso y evidentemente no le puede gustar a todo el mundo, y por supuesto, mi primera novela tiene muchos fallos. Muchos. Muchos. Y soy consciente de ellos. Por eso, entiendo que no guste a todos y lo respeto. Con la mayoría de personas que no tenían una buena opinión sobre la novela, he podido hablar, les he dicho que soy consciente de mis fallos y que intentaré mejorar para que la siguiente novela les encante, y en general, han sido amables. Todo bien.

La cuestión es cuando la gente entra a inventarse cosas y a descalificar mi trabajo y mi esfuerzo, que es mucho, porque estoy sola en esta aventura (me refiero a que no he podido permitirme el apoyo de profesionales de la literatura para el desarrollo del proyecto). Y es que no es lo mismo tener a alguien que te ayude a corregir y mejorar la novela, que salir tu solito al ruedo y ver qué pasa. Por eso mi novela cuesta 3€ y no 8€.

Pero en fin, no vayamos por ahí, porque no es el tema, si la novela está mal redactada en algunos puntos, está mal redactada, puede ser. Puedo prometer y prometo que si no he leído Confías en mí 30 veces no la he leído ninguna. Pero bueno está mal, lo acepto. Lo que me toca las narices, es que alguien empiece una reseña con un “Con todos mis respetos hacia la autora…” y vomite un texto sin comas. Ya la frase, por sí sola, tiene cojones tela. Me recuerda a aquellas típicas frases de “Yo no soy racista, pero…” . Solo os diré que no fui capaz de leer la reseña entera. Pensé que para deprimirme, mejor me leía mis 20 comentarios positivos (entre ellos los de una editora que trabaja para Planeta entre otras editoriales) y me alegraba el día. No dejaré el enlace a la reseña porque no quiero darle publicidad a esa chica. Me niego.

Lo que hace que también se me lleven los demonios es que me acusen sin conocerme de nada de que las opiniones que hay en Amazon sobre el libro las han hecho familiares y amigos. Porque no es cierto. Para nada. De las 18 opiniones, solo una corresponde a una de mis lectoras beta, a la cual, por cierto, le encantó el libro y por eso lo calificó con 5 estrellas, no por hacerme un favor. El resto son de personas maravillosas que han querido expresar su opinión libremente sobre el libro. Con algunos, por cierto, he desarrollado una amistad A POSTERIORI de escribir la calificación.

Ese comentario me hizo reflexionar… Porque… ¿Qué puede llevarte a dejar una reseña con una sola y única estrella? Es decir, pensad un poco y decidme… ¿En qué momento de vuestra vida, vosotros habéis calificado algo con un punto sobre cinco?

Yo lo he hecho pocas veces y solo cuando estaba muy muy enfadada por algo. Si tu encuentras un libro, te gusta la parte gratuita, lo compras por 3€ y no te gusta… ¿Te tomas la molestia en opinar con una estrella? Dios, he calificado libros que no me han gustado con 2 o 3. Porque entiendo el esfuerzo, porque si me lo he comprado es porque tras la lectura de prueba el libro sigue cierta línea. No me creo que los dos o tres capítulos que muestra Amazon gratis, fueran tan diferentes del resto del libro como para que el muchacho se sintiera estafado, y mucho menos para lanzar acusaciones de amiguismos.

Lo que me llevó a otra reflexión, la gente que califica con una estrella productos o servicios que no ofenden a nadie y cuya calidad es por lo menos media (os puedo asegurar que en “La plataforma libre” (y publicados en papel!!) hay mucho mucho mucho bodrio suelto, al cual no me paro a calificar) es que sufre de una potente falta de sensibilidad y empatía.

Y es que en esta vida, si quieres pararte a criticar un libro (o algo), por lo menos tienes que demostrar que sabes hacerlo. Si exiges ciertas cosas a un autor novel y autopublicado, por lo menos estate seguro de que puedes escribir un texto decente. No solo se necesitan las aptitudes necesarias para escribir un libro, sino también para escribir una crítica o cualquier otro texto (por eso, no todos somos críticos literarios, aunque algunos se lo crean). Una crítica no es un fragmento escrito en el que echas todo lo malo que llevas dentro y en el que escupes tu mal día, mala semana o mala vida. Una buena crítica, debería ser un texto para aprender, crecer, escrito con coherencia, con sensibilidad, gusto y sobre todo TÉCNICA. Sí, porque aunque mucha gente no lo sepa, existen técnicas para expresar una crítica ¿Por qué si a mí se me exige cierto nivel a la hora de escribir una novela… yo no puedo exigir el mismo, cuando alguien critica MI TRABAJO a través de una opinión PÚBLICA?

A los opinadores… reflexionar… a los escritores… Si estáis satisfechos con vuestro trabajo, no hagáis caso de las críticas de UNA estrella. Están escritas por gente sin alma ni corazón.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 3 noviembre, 2015 en Opiniones

 

Etiquetas: , , ,

2 Respuestas a “El arte de opinar

  1. Joana Arteaga

    4 noviembre, 2015 at 10:17 am

    Más verdad que un santo… qué le puede llevar a alguien a opinar con una estrella (y más cuando hay cosas infititamente peores en la red con las que comparar)??? pues falta de empatía, como dices, sí. Envidia, también, y mucha.

    Me gusta

     
  2. La bruja Dory

    22 noviembre, 2015 at 9:35 pm

    …. Así que tú a lo tuyo y deja que los amargados se amarguen solos, que hay mucho mal f…..o por ahí.

    Me gusta

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: